Skip to main content

Autor: jcmarketing

¿Cuáles son las mejores flores para San Valentín?

Falta poco para San Valentín, una fecha muy especial para los enamorados. Regalar flores es símbolo de amor, pasión, delicadeza…siendo una manera de transmitir nuestras emociones a la otra persona. Por eso, vamos a descubrir cuáles son las flores ideales para regalar este San Valentín y con las que enamorarás a tu pareja o tal vez…conseguirás el amor que tanto deseas.

¿Qué flores regalar este San Valentín?

Rosas

Las rosas desprenden una belleza peculiar siendo las reinas del jardín. Sin duda son las flores más clásicas para este día.

Hay una gran variedad de rosas, existiendo diversidad colores, pudiendo elegir en función de la que más se adapte a tus gustos. Sin embargo, lo que queda claro es que la elección de un ramo de rosas es la opción preferida de todos, simbolizando el amor y la pasión que existen entre las dos personas.

rosas

Crisantemos

Al igual que las rosas, hay una gran variedad de crisantemos, siendo la anastasia, focus y sharp las mejores opciones de este grupo de flores para regalar este San Valentín.

Sin embargo, tienes que tener muy presente que dependiendo de su color, su simbología es distinta. Por eso, te recomendamos que elijas el naranja y el rojo como representación de un amor delicado y apasionado.

Crisantemos

Claveles

Los claveles son una opción muy popular entre los enamorados pero…¿Por qué? Esta flor significa amor y pasión, pero también admiración por la otra persona y, estamos seguros de que todo el mundo admira a su pareja.

Claveles

Margaritas

Este tipo de flor son muy adecuadas para esos amores que están empezando, ya que representan delicadeza y ternura, ya que son consideradas unas flores delicadas y tiernas.

Margaritas

Tulipanes

¿Buscas regalarle a tu pareja un ramo que desprenda belleza y alegría? Los tulipanes son la opción que buscas. Existen una gran variedad…ahora solo tendrás que decantarte por el color.

Tulipanes

Anturio

Esta planta es conocida por la flor del amor por su característica forma de corazón. Representa la pasión, el amor y el deseo que existe entre dos personas.

Anturio

En EbroJardín podrás encontrar una gran variedad de flores con las que conseguirás crear tu ramo ideal.

Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

4 flores de invierno de exterior perfectas para casa

Las flores de invierno de exterior son auténticas aliadas para llenar de vida nuestra casa y sumamente resistentes manteniéndose en perfecto estado durante meses.

Habitualmente cuando pensamos en plantas de exterior para los meses de frío, pensamos inevitablemente en los arbustos. Sin embargo, no son la única opción. También podemos contar con un buen número de plantas de exterior con flor para disfrutar tanto en nuestro jardín como en cualquier terraza o balcón.

Así que descubramos cuatro bellezas capaces de llenar de alegría cualquier espacio, y además sin demasiadas complicaciones en lo que respecta a sus cuidados.

FLORES DE INVIERNO DE EXTERIOR PERFECTAS PARA TI

La principal ventaja de las flores de invierno de exterior es que tienen una capacidad natural de resistir incluso ante el frío más riguroso, solo hay que conocer las características de cada una para ver si se adaptarían bien a nuestro propio clima.

Teniendo este detalle en cuenta, veamos algunas flores de invierno de exterior que podrás cultivar tanto plantadas directamente en suelo como en una maceta.

1. Durillo, la planta cuyo nombre lo dice todo

Es uno de los arbustos resistentes al frío por excelencia, y está claro que su nombre nos da pistas de cómo es. Además de ser rústico, aguanta temperaturas de hasta -15 grados. No cabe duda de que su floración es el mayor de sus regalos. Más allá de ser una planta generosa en este aspecto, sus racimos de flores aparecen en febrero y nos acompañan hasta, incluso, entrado abril.

2. Pensamientos, un clásico que nunca pasa de moda

Son los candidatos perfectos para el frío, tanto por su capacidad de soportar bajar temperaturas como por la increíble paleta de colores que ofrecen. Presentes en jardines y hogares, cultivar pensamientos es sumamente sencillo ya que se puede decir que se cuidan solos. Hay pocas plantas tan poco exigentes y tan generosas.

3. Camelias, una auténtica belleza invernal

Es uno de los arbustos con mayor número de adeptos, fundamentalmente por su floración. Un atractivo único que hace acto de presencia en pleno frío. A pesar de la leyenda popular, ni la Camelia como planta ni sus flores son delicadas.

flor camelia

4. Prímulas, el adelanto de la primavera

Aunque Prímula es su nombre más habitual, son más populares por su sobrenombre: Primavera. Uno que llama mucho la atención, si tenemos en cuenta que florecen en los meses de invierno. Su tamaño modesto contrasta con el colorido y la intensidad de tono de sus flores. Además, es sumamente generosa en su floración.

A pesar de que soporta el frío, no aguanta heladas rigurosas. Por ello y si nuestro clima está marcado por inviernos extremos, es mejor cultivarlas en maceta para poder resguardarlas.

foto primulas

Cuatro flores de invierno de exterior de cuatro características diferentes. Cuatro formas de poner alegría a nuestra casa, con una única finalidad: llenarlo todo de color.


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

Abonar un bonsái: cómo y cuándo hacerlo

Abonar un bonsái es una de las tareas fundamentales y absolutamente cruciales en su cultivo. Solo si lo abonamos de forma regular y cómo debemos, nuestro pequeño árbol sobrevivirá.

Abonar un bonsáis es vital y lo primero que hay que conocer es cómo absorben los nutrientes. De forma convencional, la manera de alimentarse del bonsái es haciendo crecer su sistema radicular tanto en profundidad como de forma paralela al suelo en busca de nutrientes. Dado que el cultivo de estos árboles de pequeño formato se hace en macetas de bonsái, los nutrientes se agotan en un breve plazo de tiempo y haya que estar muy pendientes.

Por todo ello, veamos cómo y cuándo abonar un bonsái correctamente:

¿CUÁNDO Y CÓMO ABONAR UN BONSÁI?

Para abonar correctamente un bonsái en el exterior, hemos de hacerlo en los momentos de crecimiento de la planta. Esto es, en líneas generales, desde la primavera hasta entrado el otoño. De esta forma, estaremos fomentando que las raíces jóvenes estén correctamente nutridas y crezcan considerablemente, además de florecer.

Pero, ten cuidado: nunca lo haremos en meses de calor extremo ni si nuestra planta está enferma. También hay que ser rigurosos con las cantidades que apliquemos, siguiendo siempre las indicaciones de cada fabricante. Aunque creamos que «un poquito más» no le va a sentar mal, no podemos estar más equivocados. Los bonsáis son plantas que demandan un equilibrio y que, si bien necesitan nutrientes, pueden verse en apuros si se los administramos en exceso.

¿Y cómo elegir el abono ideal?

Los abonos para bonsáis están especialmente diseñados para cubrir las necesidades específicas de este tipo de plantas. Veamos los distintos tipos de abono para bonsái que existen:

1. Abono líquido, el más utilizado: Se disuelve en el agua de riego de forma sencilla, y es de fácil aplicación

2. Abono sólido, una alternativa perfecta para olvidadizos: Su administración es la idónea si no confiamos en nuestra regularidad

3. Abono hidratante, indicado para promover el crecimiento de las hojas: Otra forma de abonar un bonsái, centrándonos fundamentalmente en el desarrollo de sus partes aéreas

Solo si eres regular en lo que respecta a abonar un bonsái podrás disfrutar de su casi mágica belleza. Y si todavía no te ves preparado, tenemos talleres para ayudarte y enseñarte a hacerlo correctamente, ¡no te pierdas ni uno!

 


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

Decora tu mesa de forma navideña

En las reuniones familiares o con amigos, y más en estas fechas, tu mesa es la protagonista, y como tal, debe ser tratada con mimo y mucha, mucha creatividad. Un espacio dispuesto para hacer de cada comida o cena navideña un encuentro inolvidable.

Más allá de cuidar la puesta en escena, enriquecerla es clave para convertir la mesa de Navidad en un espacio único. Algo que puede lograrse no solo jugando con la iluminación (una de las claves de esta época) sino, además, con plantas.

Unas compañeras perfectas para poner un toque natural en la mesa. ¡Descubre algunas propuestas para vestirla de naturaleza!

¿Qué plantas elegir para tu mesa?

Si planeamos incluir plantas en la decoración de la mesa de Navidad, es importante contar con algunos consejos básicos.

Para empezar es importante saber que, sea como sea el estilo de decoración de nuestra Navidad, hay plantas que se amoldan a ella. Pero más allá de qué plantas elegir, es importante saber cómo hacerlo correctamente.

Es importante elegir plantas de poca alzada para evitar que nuestro punto original de decoración suponga una molestia para el desarrollo del encuentro. Sí podemos dejar las plantas de mayor tamaño (como por ejemplo las orquídeas, Poinsettias o los mini abetos) para las mesas accesorias o camareras de apoyo a la mesa principal.

 

Además, es recomendable elegir plantas que no tengan un aroma demasiado intenso (sobre todo, si nuestra mesa no es de grandes dimensiones): evitando los perfumes florales fuertes, no estaremos entorpeciendo que nuestros comensales podrán disfrutar de los aromas y sabores de la cena. Así, elegir plantas como los Jacintos (que todavía no están en flor en esta época) o un Acebo (si nuestra mesa de Navidad tiene una decoración tradicional) puede ser la apuesta perfecta.

Por último, la forma de nuestra mesa será importante a la hora de elegir las plantas ideales para la decoración. Si la mesa es redonda, lo más recomendable es aprovechar el centro de la misma para la decoración. Si nos gustan las coronas de Navidad y la mesa es de buena envergadura, podremos utilizar una de ellas para ocupar este espacio e, incluso, aprovechar el interior de la misma para ubicar unas velas.

Si nuestra mesa es cuadrada o rectangular, descartaremos los adornos de plantas redondos para apostar por composiciones cuadradas. Un consejo: es importante tener en cuenta que ni el exceso ni el defecto son buenos aliados. De ahí que, si elegimos una composición cuadrada o rectangular, sea importante que el número de centros de plantas sea proporcional a las dimensiones de la mesa.

Y tú, ¿qué tipo de plantas incluirías en tu mesa de Navidad? ¡Cuéntanoslo!


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

Cuidados de la flor de Pascua

La Flor de Pascua es uno de los símbolos más reconocibles de la Navidad y una de sus señas de identidad. Además de su precioso colorido, la Flor de Pascua o Poinsettia supone el pistoletazo de salida para la época más mágica del año. A pesar de lo que se cree, sus cuidados no son nada complicados aunque no nos engañemos: sí son muy específicos.

Aunque estamos acostumbrados a disfrutar de ella, conviene saber que la Poinsettia es una planta originaria de México y América Central. Si bien podría parecer un detalle secundario, esta procedencia marca de manera significativa sus cuidados.

1. La ubicación, un factor muy importante

No, no vale situarla en cualquier parte. De hecho, dónde ubiquemos nuestra Flor de Pascua incidirá y mucho en su bienestar.

Por sus orígenes, es sensible tanto al frío como al calor. Por eso, hemos de colocarla en un lugar que esté libre de cualquier corriente de aire pero, también, alejada de radiadores y otras fuentes de calor artificial. La temperatura, de hecho, es decisiva para su salud. Como decíamos, es una planta friolera y con un rango de confort bien definido en lo que respecta a la temperatura: no puede estar ni por debajo de 12 grados ni por encima de 24. Y nada de un clima seco.

2. El riego, moderado y sin excesos

La flor de Pascua es sumamente sensible a los excesos de riego, tanto en lo que respecta a sus raíces como en lo que compete a mojar sus hojas. Por eso, no solo es importante medir cuánto regamos sino, también, cómo lo hacemos.

Lo recomendable es aplicar un máximo de dos riegos a la semana, incluso si el ambiente de nuestra casa es caluroso. Sobre la forma de regar, podemos olvidarnos de la regadera. Lo ideal es colocar agua en el plato inferior, dejar que la planta beba lo que necesite durante un máximo de 20 minutos, y retirar el agua sobrante.

3. La iluminación, un aspecto indispensable

Decisivo para que mantenga el colorido de sus hojas pero, también, para que florezca. Darle a nuestra flor de Pascua un ambiente muy luminoso es fundamental para su bienestar. Es más: si notamos que las hojas inferiores de la planta comienzan a caer, nuestra Poinsettia nos estará indicando que le falta luz. Todo esto sin exponerla al sol directo.

Y ahora que conoces los cuidados de la Flor de Pascua solo queda disfrutar de ella.


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.