Skip to main content

Autor: jcmarketing

Cuida tus suculentas este invierno

Una de las cuestiones más valiosas que aprender en el entorno de las plantas y las flores es la de conocer cómo cuidar tus suculentas en invierno. Pensamos que la solución es protegerlas con un plástico pero estamos muy equivocados ya que existen una serie de factores que debes tener en cuenta para darles una buena calidad de vida y que te duren mucho.

Afrontar la llegada del frio con un poco de preparación previa y anticipación puede marcar la diferencia. El primer paso es tener suculentas en casa, las cuáles encontrarás en nuestro vivero. Si ya tienes las tuyas…¡sigue leyendo!

Riego escaso y adecuado a climatología

Desde el otoño debes empezar a espaciar el tiempo entre riegos. Ten presente que con las bajas temperaturas y la falta de iluminación el sustrato tardará más tiempo del habitual en secarse. Como truco, puedes dejar pasar unos días más antes de regar para acostumbrar a tus suculentas a las nuevas condiciones y estimularlas a entrar en hibernación.

Como sucede con otras plantas, la suma de agua y frío es el caldo de cultivo perfecto para matar sus raíces por congelación pero, también, para provocar la aparición de una enfermedad fúngica.

Luz abundante e incluso directa

Para las suculentas que pasen el invierno dentro de casa, tendremos que buscar un espacio luminoso en el que reciban al menos ocho horas de sol indirecto al día. Además, y como sucedería si estuvieran fuera de casa, necesitan un periodo de oscuridad que emule al de la noche en exterior. Si las tenemos en exterior, tendremos que comprobar si están recibiendo la cantidad de luz que necesitan.

Temperatura: un aspecto a vigilar de cerca

Dentro de casa, es fundamental colocarlas alejadas de fuentes de calor artificiales. Además es recomendable que la temperatura baje unos grados durante unas horas, simulando que se encuentran en el exterior.

En esta época del año, tanto por el reposo vegetativo como por las bajas temperaturas, las acciones como podar, trasplantar… pueden comprometer la buena salud de nuestra planta. Así que por más que nos puedan las ganas, tendremos que esperar un pelín más.

La espera merecerá la pena y, cuando te pongas a ello, sabrás que lo haces sin miedo de causar algún daño a tus plantas. 


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

Protege tus plantas del frío

[et_pb_section][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text]

Llega el momento de prepararnos a nosotros mismos, nuestro hogar, nuestras mascotas y nuestras plantas para el frío invierno. Como decimos, es el momento idóneo para aprovechar estos días de noviembre previos a la entrada (de verdad) del invierno para comenzar a tomar precauciones y que nuestras plantitas crezcan sanas y salvas la próxima primavera.

Es una tarea sencilla: ayudar a tus plantas a no sufrir mucho con la temperaturas más bajas. 

Solemos hacer referencias a las plantitas que pasan el invierno en terrazas, jardines o balcones, e el exterior. Y, aunque la protección del frío en las plantas de interior no sea tan importante, desde Ebro Jardín te recomendamos aún así, alejarlas de las fuentes de calor con el comienzo de la temporada de calefacción. Ya te hablamos de ello en otro post.

¡Vamos allá!

Protección del jardín con mallas de hibernación

Cuando nos planteamos cómo proteger el jardín del frío, una de las maneras más sencillas es utilizar mallas de hibernación. Estas mantas de polipropileno serán las encargadas de, no solo mantener las plantas a salvo de las heladas si no que, sobre todo, tienen una super función: permitir el paso del aire y del agua.

Protección para las plantas directamente en suelo

Para plantas que tengamos directamente en suelo en el jardín o en el huerto, es muy importante tomar ciertas precauciones. La corteza de pino puede ser nuestra gran aliada y así mantener a salvo las raíces de plantas y arbustos. Gracias a sus propiedades aislantes, son unas compañeras perfectas para mantener protegida la tierra. Eso sí: no son recomendables para espacios hortícolas, ya que impiden el crecimiento de lo que esté plantado debajo. Simplemente colócala cubriendo las raíces y listo.

Protege tu césped

Así es, tu césped también necesita protección. Se trata de uno de los protagonistas del espacio y, sin embargo, solemos dejarlo de lado cuando llega el invierno. ERROR❌ Es cierto que, en líneas generales, es resistente al frío, aún así, la mejor opción es usar una manta de crecimiento que permitirá que el césped resembrado siga su curso natural sin más inconvenientes.

Y tú, ¿cómo proteges tus plantas del frío? ¡Cuéntanos tu secreto para que, año tras año, vuelvan a lucir con plenitud!


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

¿Por qué es importante abonar en otoño?

A menudo nos olvidamos de que, al abonar nuestras plantas, les aportamos la fuerza necesaria para que estén mucho más sanas. Y es que debes tener en cuenta que el abono no sólo ayuda a tus plantas a crecer, sino que también las prepara y nutre para esta época de frío.

Además, una planta bien alimentada siempre será más fuerte ante la aparición de una plaga así que, en nuestras manos está que a nuestras plantas no les falte todo el aporte que necesitan.

Beneficios de abonar en otoño

Abonar plantas en otoño se trata de una labor imprescindible para que nuestras plantas, especialmente las plantas de exterior, soporten la que es la estación más extrema del año: el invierno.

El abono más recomendable para esta estación es el abono orgánico: como el estiércol, el compost y el humus de lombriz.

Por todo ello, abonar plantas en otoño puede ser clave para su supervivencia. Pero tan importante como tenerlo en cuenta es realizar esta tarea de forma correcta.

¿Cómo abonar mis plantas correctamente?

Podemos distinguir tres fases distintas en el proceso de abonado: la inicial, la de mantenimiento y la vitamínica.

  1. En la fase inicial se prepara el terreno para las nuevas plantas y trasplantes. En esta etapa, es importante utilizar una dosis mayor, hay que ser generoso,  especialmente en macetas donde el sustrato ya está compactado.
  2. Con el abonado de mantenimiento hay que ser constantes y distribuir el fertilizante en fechas continuas. Por ejemplo, el humus de lombriz líquido podemos ir echándolo cada 15 días y septiembre, octubre y noviembre puede ser la fecha perfecta.
  3. El abonado vitamínico es aquel que le dará un “plus” a aquellas plantas que lo necesiten. Por ejemplo, después del verano y tras las altas temperaturas, la tierra de nuestras plantas se desgasta y pierde su resistencia, por lo que es importante darles suplementos vitamínicos en otoño para ayudar tras una época de estrés.

Los abonos son nutrientes adicionales que les permiten crecer e incluso prosperar y florecer, por lo que es tentador pensar que no es necesario abonar en otoño durante esta temporada cuando las plantas entran en la etapa vegetativa. Si no van a crecer, ¿para qué abonar? ¡Error! Cuidar de ellas es la garantía de que, con la llegada de la primavera, nuestra planta pueda volver a brotar sana y fuerte.

Esperamos que esta información te ayude a mimar tus plantas este otoño. Una tarea sencilla con un único objetivo: garantizar que, cuando llegue la primavera, estén en perfecto estado.


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

5 bulbos para plantar en octubre

Aunque cueste creerlo, para garantizar una primavera llena de flores, lo mejor es plantar los bulbos en octubre. Se trata de una tarea imprescindible a realizar en esta época del año si te gustaría tener tu terraza, jardín o, incluso tus macetas llenas de vida antes de que termine el frío.

IDEAS DE BULBOS PARA PLANTAR EN OCTUBRE

Aunque se trata de un cultivo que requiere poca dificultad, tampoco hay que confiarse mucho. Que sean fáciles no implica que no tengan ninguna exigencia, porque algunas plantas bulbosas sí la tienen. Y, curiosamente, la mayor exigencia en común es la plantación.

Tan importante como esto, hay dos aspectos más a tener claros:

  • El primero es respetar la profundidad de plantación, tanto si plantamos directamente en suelo como si nos planteamos plantar desde semillas en macetas.
  • El segundo: garantizar a nuestros bulbos un correcto drenaje que evite que se puedan pudrir incluso antes de germinar, algo que puede conseguirse mimando el suelo donde plantas.

Veamos cuáles son los bulbos para plantar en octubre que llenarán de color tu jardín

1. Crocus, uno de los bulbos de floración adelantada

Es, en sí mismo, un bulbo que anuncia la primavera. Cuando se atisba su flor en la tierra, significa que el frío comienza a retirarse, y por eso, son perfectos para poner color en zonas de rocalla, entre arbustos o, incluso, para flanquear un camino.

2. Narciso, el símbolo de la primavera

Si hay una flor que simboliza la estación por excelencia de las flores es el narciso. Es más: en algunos lugares, existe la tradición de realizar una fiesta para recibir a la primavera cuando comienza a florecer en los campos.

A diferencia de otras plantas similares, el narciso es uno de los bulbos para plantar en octubre que sí tiene exigencias en su cultivo. Para poder crecer y florecer, demanda un suelo rico en nutrientes y con un drenaje muy eficaz.

3. Tulipán, todo un clásico

Es, probablemente, uno de los bulbos más populares y esto se debe, en gran medida, a su increíble resistencia ya que soporta temperaturas de muchos grados bajo cero. Cultivar tulipanes, ya sea directamente en suelo o en macetas, no es demasiado exigente. Tan solo demandan buen sustrato y buen drenaje.

4. Freesia, la belleza perfumada

A su atractivo floral hay que sumarle su particular aroma. Un detalle singular, ya que es uno de los pocos bulbos de otoño que tienen perfume. Pero ojo,  no toleran las heladas, por lo que para garantizar su crecimiento es importante protegerlas del frío.

5. Amarilis, para octubres frioleros

De toda nuestra lista de bulbos para plantar en octubre, es el que mejor tolera ser cultivado en interior. Que esto no nos llame a error: también es un candidato perfecto para el exterior aunque es importante saber que es sensible al frío. También es necesario tener en cuenta que demanda riegos escasos durante el periodo de letargo.

Y ahora se plantea el gran dilema: ¿cómo elegir solo uno de estos bulbos para plantar en octubre? ¡Simplemente imposible!


Contáctanos si tienes alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.

Cómo cuidar y mantener tus muebles de jardín

El paso del tiempo y las condiciones ambientales pueden cambiar la apariencia y ocasionar el deterioro de nuestros muebles del jardín o de la terraza. Y, precisamente, ahora que ya hemos terminado la temporada de verano, que es cuando más ratos pasamos en el exterior acompañados de nuestra familia y amigos, seguro que no te apetece ver que están en mal estado.

Los muebles de exterior también deben recibir el mismo cuidado o mayor que los de interior, ya que están influenciados por los factores externos que pueden dañarlos o perjudicarlos. La luz solar, la lluvia, el polvo, el polen, el viento… Todos estos factores pueden repercutir en su estado. 

Es momento de cuidar tus muebles de jardín para que estén perfectos la próxima temporada. ¡Conoce nuestros tips para mantener en perfecto estado tus muebles de jardín, terraza o balcón!

Muebles de madera

El mobiliario de madera es el que mayor mantenimiento necesita. Antes de guardarlo es recomendable pasarles un paño húmedo empapado en jabón neutro, en la dirección de la veta. Una vez esté completamente seco para evitar que se hinche la madera, aplicaremos un aceite protector con una brocha también siempre en la dirección de la veta. Y si este aceite es fungicida, mucho mejor.

Después de aplicar el aceite, espera al menos 12 horas antes de guardar el mueble. Si la madera se ha abierto en algún punto, puedes utilizar una masilla especial y así evitar las agresiones exteriores. En el caso de que acumulen grasa, puedes aplicar vinagre blanco y agua caliente para eliminarla. Y si lo que quieres es volver a darles vida, el aceite de coco es idóneo para restaurarlos. 

Muebles de fibras naturales

Otro material muy empleado en los muebles de jardín son las fibras naturales. Tienden a acumular polvo y hongos, por lo que debe utilizarse un aspirador para eliminar la suciedad. Hay que frotarlos con agua y amoniaco y secarlos muy bien. Para obtener mejores resultados, puedes aplicar un barniz incoloro que actuará como aislante y le dará brillo al mobiliario.

Muebles de metal

Uno de los principales problemas de los muebles de metal es su oxidación. En los muebles de hierro recomendamos quitar las manchas de óxido con un cepillo metálico. Después aplicar en toda la superficie un producto antióxido con una brocha y esperar a que se seque para así, como último paso antes de guardarlos, añadir una capa de esmalte.

Por último, utiliza fundas protectoras e impermeables para salvaguardar tus muebles del frío y la lluvia. 


Contáctanos si tiene alguna duda. Síguenos en nuestras redes sociales Facebook e Instagram para más novedades.